Blogalia

"En el arte marcial como en la vida diaria. En la vida diaria como en un arte marcial."

Aikido

Sígueme en Twitter

<Mayo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        


Todas las Historias

VELOCIDAD DE ESCAPE

Inicio > Historias > NO ME HAGAS PENSAR

2011-10-18

NO ME HAGAS PENSAR

Parafraseando el libro de Krugman sobre usabilidad en interfaces de aplicaciones, quizás por la abulia que me invade en estas fechas (no quiero ni pensar cómo puede ser cuando llegue diciembre) descubro para mi sorpresa que han cambiado las tornas, se ha dado la vuelta a la tortilla, y que no soporto cosas que antes valoraba, y viceversa, valoro ahora cosas que antes me parecían para tontos.

En primera instancia me sorprende que disfrute ahora del fútbol cuando siempre ha sido para mí un deporte que como mucho me servía de excusa para ver a los amigos. Ahora he llegado a lamentar el fin de semana que no hay jornada de liga, aunque sigo prefiriendo y disfrutando mucho más el Rugby por mi evidente y antigua anglofilia. Mientras veo a esos chavales darle pataditas al balón, no pienso en otras cosas.

En cuanto a la tecnología, pues me siguen gustando las cosas con botones, pero he pasado de disfrutar dias enteros configurando archivos en un Linux a no querer ver una distro ni en pintura (motivo de fusilamiento sumario es el reciente Ubuntu Oneiric Ocelot), disfrutando 9 de cada 10 ocasiones con la facilidad de Mac OS. Fácil, usable y muy poco maleable, todo sea dicho, pero indoloro. Los tiempos del tweaking pasaron.

En cuanto a cacharritos varios, pues lo mismo, de tirarme tardes configurando servidores de medios conectados con el Roku Soundbridge, llegando a escuchar mi disco duro de casa desde el trabajo, con sus puertos, sus NAT's y demás parafernalias a preferir mil veces un Sonos Play 5, cuya mayor complejidad consiste en encontrar un enchufe de corriente para alimentar el aparato. Conectado por red al router son 5 minutos desde que lo desempaquetas hasta que escuchas spotify en el Sonos. Ni siquiera he llegado a una solución de compromiso intermedia, ni muy sencillo, ni muy complicado, con el logitech Squeezebox, porque implicaba toquetear un software servidor de medios en el pc con alguna que otra minucia. Con el sonos, descargar la aplicación de control del iPad es lo que más tiempo te lleva en el proceso de configuración.

En literatura, pues he pasado de no querer enfrascarme en una novela, considerado por mí el artefacto verborreico por excelencia, solo disfrutando el ensayo científico o histórico, a tragarme sin rechistar todos los tomos de la Canción de Hielo y Fuego. Y disfrutándolo dentro de lo que cabe, creo que por mi propia disposición personal más que por los méritos de R.R. Martin, que los tiene, pero cuya insistencia en decapitar protagonistas me parece rayana en el sadismo argumental o en el subterfugio insolvente del "no sé que hacer con este personaje.... pues me lo cepillo".

En deportes, de lo poco que lamento es que mi rotura de ligamentos me está impidiendo (de momento) seguir disfrutando de las artes marciales, Kick boxing, Aikido y demás hierbas del budo. En otro tiempo grandísima ayuda para descargar tensiones y aliviar ansiedades de mi anterior etapa aguantando gilipolleces y crueldades de abajo y de arriba. Sinceramente lo echo de menos, no las gilipolleces ni las crueldades, sino el poder darle con ganas al saco. Las ansiedades persisten, encarnadas de diferentes formas, pero sin alivio aparente por el momento.

Y la verdad es que no sé de qué me quejo, pues disfruto de una libertad sin obligaciones familiares que muchos desearían para sí, una contrato de trabajo relativamente benigno como Social Media Manager-Informático-para-todo, trabajando con gente a la que aprecio, con un horario relativamente asqueroso que me permite disfrutar de un relativamente asqueroso tiempo libre, mientras busco otra cosa que me motive lo suficiente como para irme, unos cuantos amigos, pocos pero fieles (me sobra una mano para contarlos a todos) y una ausencia real de preocupaciones reales (las ficticias soy muy bueno inventándomelas) que me hacen especialmente penoso el hecho de pensar.

Creo que lo llaman abulia. Desde luego astenia primaveral no es.

Estupidiario y otras cosas | jomaweb | 1 Comentarios | Enlace


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://jomaweb.blogalia.com//trackbacks/70611

Comentarios

1
De: tenderodigital Fecha: 2011-10-19 19:12

Si siempre hicieras lo mismo al final te aburrirías. Lo mejor es disfrutar del momento y de lo que haces y ya está.
Yo llevo unos meses como tu, me he puesto a hacer cosas que hacía 15 años que no tocaba. Otras que no las dejaba... pues a no hacerlas. A variar un poco que el aire fresco nos viene bien.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.198.190.185 (bff174eb9a)
Comentario