Blogalia

"En el arte marcial como en la vida diaria. En la vida diaria como en un arte marcial."

Aikido

Sígueme en Twitter

<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             


Todas las Historias

VELOCIDAD DE ESCAPE

Inicio > Historias > LA MISERIA EN LOS PROCESOS DE SELECCIÓN DE PERSONAS

2011-03-07

LA MISERIA EN LOS PROCESOS DE SELECCIÓN DE PERSONAS

Como experto en Recursos Humanos que soy (fui), me duelen los ojos de ver lo que veo últimamente.
Al acabar la carrera hice un Master en Organización de Empresas y Gestión de Recursos Humanos, y aunque ha llovido mucho ya, y la utilidad que le pude sacar al Master fué más o menos inexistente tirando a nula (como ejemplo veasé mi entrada "yo sufrí acoso laboral") no puedo dejar de constatar la increíble deriva que una profesión tan respetable como la que realizan las personas que se dedican a la gestión de personas ha sido consumida pasto de la idiotez más absoluta, como si el campo de distorsión de Apple se hubiera contagiado a la psicología aplicada a la empresa.

A poco que trabajes en entornos de RRHH te das cuenta de un detalle fundamental para el fracaso de la idea innocente con la que partes cuando te implicas en la profesión y que no es otro que el darte cuenta de que al más inútil le ponen siempre a hacer el trabajo más ingrato. Al más perro, vago, y pelota, suelen ascenderlo al lugar en que menos daño haga a la organización. Con estas dos leyes básicas comprendidas, todo lo demás es rodar cuesta abajo.

Comoquiera que en este tipo de departamentos el trabajo más ingrato es el de la selección de personas, por todo el trabajo que acarrea y lo poco que luce: elaborar ofertas, leer cientos, a veces miles de currículums, hacer cientos, a veces miles, de entrevistas; pues nos encontramos con que el más inútil del departamento llega un momento que sufre una "promoción" hacia abajo y hace selección de personal.

Esto, que yo constaté fehacientemente en mi etapa laboral como miembro de un par de consultoras de Recursos Humanos, también lo he visto desde la barrera contraria, como "sufridor" de procesos de selección en los que el entrevistador era poco más que un cacho de carne con ojos (veasé mi entrada sobre la entrevista de selección en "Tecnicas de Management: Selección de personal") y con el paso del tiempo ha ido derivando en una especie de orgía lisérgica donde todo vale.

Naturalmente, el trabajo de selección luce muy poco, no así los que se encargan de la gestión de las personas dentro de la empresa, su plan de carreras, su formación, y en general todo lo que tiene que ver con los Recursos Humanos dentro de la organización, de modo que buscan maneras imaginativas de justificar sus sueldos y sus trabajos, no sea que se encuentren en la tesitura de tener que sufrir los procesos de selección que ellos mismos antes patrocinaban, pero desde el lado del que sufre la entrevista, no desde el que la hace.

Todo esto viene a cuento de un enlace que me pasa una amiga, en el cual se describe que los procesos selectivos más modernos (más cool, y más IN) ya no buscan lo normal en estos casos sino "Mighty Eagle" o "Captain", o "Black Belt", o sea, "águila poderosa", "Capitán" o "Cinturón Negro" de las respectivas áreas. Se busca Cinturón Negro en contabilidad, ágila poderosa en logística y capitán para gestión de calidad. Así, sin ruborizarse y sin que se les caiga la cara de vergüenza al más directo estilo Enrique Dans alias "me invento palabros".

Si alguna vez he salido con ganas de prender fuego a el/la gilipollas que me ha hecho una entrevista (él último me preguntó si tenía experiencia en "coños", así, tal cual suena, en vez de "Cognos", que es lo que deduje tras un aterrorizado momento de shock) confieso que ha sido en una inquietante proporción de entrevistas (el 90%) no ha sido porque los procesos de selección son aversivos de suyo, sino porque debido a mi formación me doy cuenta de que no solo cometen todos los errores imaginables hasta el infinito y más allá, sino que son creativos en su contumacia de realizar procesos selectivos sin pies ni cabeza, sin apenas saber juntar dos frases coherentes juntas y envolviéndolo todo en un oropel que daña los ojos e insulta a la inteligencia.

Así, que al final uno se ve, parado, sufriendo procesos selectivos y en una tesitura económica que impide acusar al rey de ir desnudo, de modo que no te queda más remedio que afirmar con la mejor de las falsas convicciones que uno es "tolerante a la ambigüedad", "presenta valor frente al caos", "tiene personalidad proactiva", "es flexible y dinámico", tiene "capacidad de trabajo en equipo" y "autonomía" (en la misma frase y sin descojonarte).
Frases, que por si ustedes no han comprendido (ni ustedes ni nadie) traduzco a continuación de manera respectiva:
A uno se la bufa cuando el interlocutor no sabe expresarse coherentemente, principalmente el jefe(ambigüedad), vive-en y padece-a España (caos), corre como pollo sin cabeza (proactividad), está dispuesto a echar horas extra no retribuidas como si fuera un esclavo de la Roma Imperial (dinámico y flexible), y es un ciclotímico que tiene fases antisociales alternadas con fases en que mete mano a sus compañeros de trabajo del mismo cariño que le entra al verlos (autónomo y en equipo).

Te encuentras ofertas para programador-Analista JAVA cuyos objetivos del puesto son (copio de manera literal): "emisión de llamadas para la captación de clientes y soporte técnico al departamento de ventas", por supuesto buscan personas dinámicas, flexibles, proactivas y con "actitud" [sic] para trabajo en equipo.
Te encuentras ofertas de trabajo en Linkedin donde ofrecen puesto de Analista de Datos de Business Intelligence "Holístico" con modelo de contratación "abierto y transparente con el Asociado". Imagino que eso es un DBA con pulseras Power Balance en ambas muñecas. Y se supone que no debes vomitar al leerlo.
Duele. Duele porque una vez creí en esa profesión. Y duele porque me toca sufrirla aunque ya no me dedique a ello. Uno se siente con ganas de soltar en medio de la entrevista: "me siento como un Black Hawk derribado".

Estupidiario y otras cosas | jomaweb | 2 Comentarios | Enlace


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://jomaweb.blogalia.com//trackbacks/69127

Comentarios

1
De: Palimp Fecha: 2011-03-07 14:11

Como autónomo que soy me he librado de casi todas estas zarandajas, aunque recuerdo una entrevista en la que me preguntaban si era experto en 'alfanuméricos', y otra para programador en que me preguntaban si podía hacer un programa que accediera a una base de datos, al decir que sí seguían ¿Y uno que acceda a ficheros de texto? todavía continuaron hasta que les dije que un programador, si no es una patata o le piden un imposible, tiene que ser capaz de programar todo lo que me decían.



2
De: Anómino Fecha: 2011-03-07 14:35

Los departamentos de recursos humanos no sirven para nada. Vamos, yo nunca he visto ninguno que sirva para algo en ninguna empresa. Las nóminas las pueden hacer los que manejan los dineros, a menudo una gestoría externa. Los contratos los mismos o un abogado. Y la parte que tiene alguna utilidad en las entrevistas las hacen la gente del departamento de destino.

Aparte de lo anterior, todas las funciones específicas, en todos los sitios que he visto son absolutamente inútiles, cuando no directamente contraproducentes.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.92.158.65 (6133b96116)
Comentario