Blogalia

"En el arte marcial como en la vida diaria. En la vida diaria como en un arte marcial."

Aikido

Sígueme en Twitter

<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             


Todas las Historias

VELOCIDAD DE ESCAPE

Inicio > Historias > EL SUBDESARROLLO SOCIAL DE ESPAÑA, de Vicenç Navarro

2010-11-27

EL SUBDESARROLLO SOCIAL DE ESPAÑA, de Vicenç Navarro



Hay muchas razones por las cuales un libro puede encolerizarme. Bien sea porque sea rematadamente malo, bien porque esté mal traducido, bien porque sea manifiestamente engañoso, o bien por las razones que cualquiera desde su posición de lector pueda aducir.
En el caso de este libro, me encolericé por los hechos que en él se narran.

¿cómo es posible que vivamos en la mentira? ¿cómo es posible que nadie presente alternativas ante el marasmo social que vivimos? Lo que es más grave: ¿cómo es posible que ni siquiera seamos conscientes de dicho marasmo social?

Navarro explica que el problema de la economía Española, y por ende, de todo el entramado del estado de bienestar, no es que haya muchos funcionarios, es que hay insultantemente pocos, que no es que haya muchos impuestos, es que hay dramáticamente pocos. Y comparándonos con los paises más avanzados de Europa (sobre todo los del arco Nórdico), Suecia, Finlandia, Dinamarca, Noruega, etcétera; desgrana una por una las mentiras económicas y sociales en las que vivimos. Los enormes déficits sociales y de solidaridad que presenta España en virtud de la manipulación y el expolio a los que estamos sometidos.

Culpa Navarro de estos déficits al hecho de que la derecha, tanto mediática, como económica, trabaja para que la renta y la riqueza fluya hacia sus bolsillos en detrimento de la clase trabajadora.

Yo le diría a Navarro que no atribuya a la maldad lo que simplemente es consecuencia de la ignorancia. Porque si por algo se puede caracterizar la derecha española es de ser necia. Ramplona, pueblerina, caciquil e insultantemente necia. Necia porque no se da cuenta que esto es pan para hoy y cabezas rodando para mañana.

Pero en cualquier caso nunca más ramplona, pueblerina, cerril e insultantemente necia que la mayoría de la población a la que somete.

Duele pensar lo poco que hemos cambiado desde Larra. El “Vuelva usted mañana”, el “que inventen otros”, el “quítate tu para ponerme yo” son elementos tan queridos a nuestra idiosincrasia que dudo si alguna vez el carácter español se deshará de ellos.
Lo más grave de esto, es que encima creemos que los Españoles tenemos una calidad de vida superior a los demás. Pensamos que nuestro “trabajar para vivir” es mejor que el “vivir para trabajar” de los demás paises europeos, y nos reímos, dándonos codazos unos a otros y asintiendo con la cabeza con aires de superioridad cuando vemos en los medios cualquier reportaje sobre el “spain is different” o la triste vida de los paises en los que a las 5 de la tarde no hay ni un alma por la calle mientras nosotros estamos de cañitas en el bar y Madrid es una ciudad donde la madrugada hace indistinguible un dia laboral de otro que no lo es.

La dolorosa verdad, la amarga verdad, ante la que torcemos la mirada, porque nos hace demasiado daño, es que en España se duerme como media dos horas menos que en los países de nuestro entorno. Horas que quitamos al sueño porque nuestras jornadas laborales son largas hasta la extenuación y hay que tratar de dormir menos para intentar “vivir” más. El sagrado equilibrio de nuestros padres (8 horas de trabajo, 8 horas de ocio, 8 horas de sueño) ha saltado en pedazos ante nuestros ojos sin que hagamos nada para evitarlo. Los niños se educan sin padres ni madres a su alrededor, a los que con suerte pueden ver para que les den un beso de buenas noches y luego nos asombramos de los altos niveles de fracaso escolar, delincuencia e incluso sadismo juvenil.

Pero seguimos mirando con condescendecia a nuestro alrededor, pensando que los Españoles “sabemos vivir la vida”. He estado en Alemania, Inglaterra, Francia, Italia, Argentina, Brasil...y en todos esos países encontraba una justificación para no tomar el vuelo de vuelta.

El ritmo de vida Español es demencial. Entramos en la oficina sin saber a qué hora saldremos, previsiblemente nunca antes de las 8 ó 9 de la noche, y tenemos los santos cojones de reirnos de paises en los que a las 5 de la tarde no hay nadie por la calle sin darnos cuenta de que la razón de tal vacío es que todo el mundo está ya en sus casas, con su familia, después de haber tenido una jornada laboral que en productividad supera con creces la nuestra.

Sus servicios públicos proveen de guarderías suficientes para todos, sus servicios sociales aportan las necesarias ayudas para evitar que las mujeres queden enclaustradas en casa por tener que atender a las personas dependientes, aportando varios puntos extra al producto interior bruto de sus paises gracias a la fuerza laboral femenina, que incorporada de este modo al mercado laboral, logra una realización y satisfacción personal que nosotros y nuestras mujeres ni siquiera son capaces de imaginar.

Sus coberturas por desempleo son superiores tanto en cantidad (más tiempo y dinero) como en calidad (servicios de atención y reinserción laboral) pero sin embargo presentan bajísimas tasas de paro, prefiriendo la mayoría de su población trabajar en vez de vivir de los servicios públicos de ayuda. Lógicamente, los sueldos son superiores al dinero obtenido por la cobertura de desempleo, aun siendo esta cantidad insultantemente alta si la comparamos con la nuestra.

En España sucede a la inversa. Según estadísticas del Ministerio de Trabajo la mayoría de los desempleados no encuentran trabajo hasta que se les acaba la prestación. Lo que no dicen las estadísticas del citado Ministerio es que en la gran mayoría de los casos el sueldo ofrecido por los empresarios es incluso inferior a lo que se percibe por estar en el paro. Hechas las cuentas, no creo que quede opción y solamente se ponen a trabajar cuando no queda más remedio. Eso el que encuentra trabajo, porque en un país de sangría y toros no parece que las nuevas tecnologías y la I+D se refieran a otra cosa que a un nuevo combinado alcohólico o a una nueva forma de torturar a ese desgraciado animal.

La tasa de paro juvenil ronda el 50% y estamos pensando que es necesario atrasar la edad de jubilación para mantener "el sistema". Viejos trabajando hasta las puertas de la muerte y jóvenes insatisfechos, la mayoría altamente cualificados, frustrados, humillados por subempleos mal pagados sin perspectivas de futuro, que en gran parte acaban bebiendo alcohol o consumiendo cosas peores para calmar la rabia que llevan dentro. Vemos con total tranquilidad que en un portal de empleo ofrezcan un puesto de "Becario Senior" sin que la autoridad competente actúe de oficio contra este desmán y meta a unos cuantos entre rejas para escarmiento de los demás.

Entretanto, España soporta el mayor número de suicidios en la población juvenil del mundo occidental. Sumadas las muertes por accidentes de tráfico con las de la alarmante violencia machista no llegan ni por asomo al número de jóvenes muertos por sus propias manos.

3.500 personas se suicidan en España cada año. 9 personas cada día. De los cuales la cuarta parte son menores de 25 años. Lo más grave de esto es que estas muertes son evitables. Y a nadie se le mueve el flequillo. Soportamos campañas políticamente correctas, rimbombantes eslóganes y legislaciones discriminatorias, pero a poco que te informes te das cuenta que no todos los muertos son iguales. ¿qué campañas? ¿qué legislaciones? ¿qué ministerios habría que crear para tratar de parar la sangría juvenil en España? Sólo por el número muertos la dedicación pública a este menester haría empalidecer todos los presupuestos anteriores.

Y todavia tenemos los cojones de reirnos y pensar que somos los mejores. Total, la selección Española ha ganado el mundial.

Cuando alguien señala las estrellas, los más tontos se quedan mirando al dedo.

Estupidiario y otras cosas | jomaweb | 3 Comentarios | Enlace


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://jomaweb.blogalia.com//trackbacks/68295

Comentarios

1
De: cooper Fecha: 2010-11-27 19:22

plas plas plas



2
De: Anónima Fecha: 2010-11-29 23:00

Pues si, así es. todavía recuerdo el choque cultural de ir a trabajar cedida unos meses a una empresa en Houston y descubrir que a las 5h de la tarde allí no quedaba nadie, pero nadie trabajando y la mayoría se iba a las 4h.

Y el resto pues también :/

Salvo el tema de la seguridad social, que en los USA era penoso y que había, claramente, una desigualdad social mucho mayor.



3
De: angelrls, El Lobo Rayado Fecha: 2010-11-29 23:33

Muy buenas reflexiones, y de acuerdo completamente contigo en lo de la jornada laboral hasta las 5 de la tarde, en Australia (donde yo vivo) también es así, y saben disfrutar mucho la vida después de esa hora. Vamos, que no sucede como en otros países que no encuentras a nadie por la calle, aquí a la gente le gusta salir, aunque obviamente no es lo mismo estar en Sydney que en un pueblecito en el outback australiano. Me quedo, sin dudarlo, con este estilo de vida que congenia tan bien la vida familiar y la laboral, siendo además ésta mucho más productiva. ¿Qué es eso de 2-3 horas para comer a mitad del día? Eso valía para otros tiempos, cuando uno tenía el trabajo en la propia casa y hacía mucho calor en verano. Pero ya no.

Sí, Spain is different...



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.224.184.33 (69dce31260)
Comentario