Blogalia

"En el arte marcial como en la vida diaria. En la vida diaria como en un arte marcial."

Aikido

Sígueme en Twitter

<Mayo 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        


Todas las Historias

VELOCIDAD DE ESCAPE

Inicio > Historias > POR AQUELLO DE LOS PROPOSITOS

2007-01-01

POR AQUELLO DE LOS PROPOSITOS

Recuerdo exactamente que allá por las postrimerías del año anterior al que acabamos de dejar, hice una especie de lista con una suerte de propósitos para el nuevo año.

Comoquiera que no recuerdo exactamente cuales eran aquellos propósitos, acudo a esta bitácora, por aquello de refrescar la memoria, y la primera en la frente. Ya entonces decía sobre los propósito de nuevo año:

Normalmente es para echarse a llorar.
No por no haber cumplido ninguno de los objetivos planteados a principios del año, sino porque ni siquiera me acuerdo de cuáles eran. Así que este año los dejo aquí escritos para poder recordarlo.


Si de algo me puedo vanagloriar es de conocerme lo suficiente como para saber que se me iban a olvidar. Ya que estamos en ello, repasemos uno a uno a ver en qué han quedado y si merecen una prórroga.

En primer lugar callar la boca.
Nunca está de más hablar menos. Por la boca muere el pez. En boca cerrada no entran moscas. Seré dueño de mis silencios y esclavo de mis palabras, o como demonios quieran ustedes decirlo.
No saben ustedes la tranquilidad que da el ser impenetrable, ignoto, desconocido. Los quebraderos de cabeza y los sinsabores que se ahorra uno no contestando a esa llamada, no respondiendo a ese SMS, no dando réplica a ese exhabrupto que uno recibe cuando trata de ser simplemente educado.


Pues bueno. Muy calladito no es que haya estado. En honor a la verdad debería de confesar que decir las verdades del barquero y hacer lo que en conciencia creo que debo hacer intentando minimizar los daños me ha granjeado no pocas críticas y una incomprensión generalizada. Lo que suelen decir: Cría cuervos y tendrás muchos.

Encontrar el centro.
Imagino que será cosa fácil de encontrar dado que por su propia definición el centro está en el.....centro. O sea que trataremos de practicar el Aikido con plena concentración y relajación. Y dejaremos que esa concentración y relajación se extienda a los demás órdenes de nuestra vida, que falta le hace.


Pues el centro debe de seguir en el mismo sitio, pero es que no llego. Entre otras cosas porque un buen día vas andando por la calle, tropiezas con la acera (que mira que hay que ser gilipollas), te ves con los dientes en el adoquín, giras para evitar el desfiguramiento facial, y te rompes el hombro.
Lo llaman el "mal menor". Maldita la gracia que tiene. Dos meses de baja. Ni Aikido ni Thai Boxing, ni gaitas. Y hemos terminado el año casi como lo hemos empezado: lesionado. Así que este propósito sigue vigente. Sustituiremos el Thai Boxing por el Tai Chi, que suena parecido pero no es igual. El Aikido seguiremos practicándolo, espero que por muchos años. Esto solo ha sido un paréntesis temporal. Las lesiones y las recomendaciones del fisioterapeuta han tenido su particular y convincente versión de los hechos acerca de la rama más externa (y contundente) de las artes marciales. Iremos por los vericuetos de las artes internas.

Enfriarme.
Pese a las fechas tan frías en las que nos encontramos digamos que si el Aura existiera realmente y se pudiera ver a simple vista la mía sería de un color rojo llameante sobre la cabeza, a semejanza de las imagenes de los demonios tibetanos. Como habrán podido comprobar los que me sufren aquí casi a diario llevo un año bastante revolucionado, colérico, cabreado, mareado y un poquito hasta los cojones. El enfriamiento pasa, como es usual, por enviar a determinadas personas a realizar un viaje a cierto lugar al que a nadie le gusta ir, o bien, y esto es lo más difícil, conseguir que esas determinadas personas no afecten por mucho que lo intenten, mi quehacer diario.
Enfriarme en todos los sentidos.


Pues es agradable comprobar que al menos esto se ha cumplido. Me he enfriado. Y el camino elegido ha sido el segundo mencionado entonces. Lejos de mandar a nadie a ningún sitio al que a lo peor no le gusta ir, he tomado la táctica de pasar de todo. Sencillamente que les den. Y de momento va bien. Desde luego ahora ya no soy el chico más popular del colegio, pero por lo menos ya no me tocan los cojones.

Ajedrez.
Emprender, por fin, de una puñetera vez, el estudio y perfeccionamiento de mi juego incluso como medio de abstracción, concentración, meditación y por ende, relajación. No voy a ser un Topalov o un Anand pero mientras uno piensa en la Nimzo-India no piensa en otra cosa. Y eso relaja un montón.


Ni un solo minuto he dedicado al Ajedrez. Este queda para la prórroga.

Intentar (al menos intentar) alguna actividad al aire libre.
Cosa siempre limitada por residir en una puñetera jungla de asfalto donde lo más verde que hay es el pan enmohecido en la nevera. Y de paso conoces gente. Total, es aburrido que siempre te puteen los mismos, así que al menos cambiamos de cara.


Pues este propósito era claramente un despropósito. Odiando como odio los deportes de aire libre. Odiando como odio las montañas y los campos con su legión acompañante de mosquitos, garrapatas, chinches, tábanos y demás parafernalia chupasangres; era más que evidente que este no se iba a cumplir. Salgo más, eso sí. Pero a visitar buenos restaurantes de la geografía de españa. Aceptamos pulpo como animal de compañía.

Decir No
El NO queda elevado desde hoy mismo a palabra sagrada. Usarla doquiera sea menester. Con profusión, con alegría, sin cortapisas. Decir NO a la mínima ocasión.


Estamos en ello. No con profusión ni de manera indiscriminada, pero estamos en ello. Es un cierto placer que he descubierto. El hecho de que cuando dices NO, el fin del mundo no llega, tal y como temias, es uno de los raros placeres recién descubiertos. Este lo prorrogamos.

Redistribuir la riqueza.
La única riqueza que poseo soy yo mismo, así que vamos a reorientar los esfuerzos, las palabras, el cariño y los actos en otra dirección. Me daré más a los que de veras agradecen mi presencia. A los demás que les vayan dando.
Por el culo si es posible.


Otro que se cumple. Y con gran placer. Al menos para mí.

MCAD
Uf.


Pues eso, que uf. Que no le veo yo la gracia a eso de soltar tres mil euros para que la mitad de los profesores tengan menos idea que yo, que es lo que habitualmente me suele pasar. Además como ya lo que suelo hacer en términos de picar código ha pasado de la simple programación al análisis, el diseño y la coordinación, pues seguiremos con el itinerario alternativo previsto: UML, OOP, Gestión de proyectos, Project, Visio, Rational Rose, Métricas, previsión de tendencias de futuro, política departamental....

Leer más.
Este es el propósito fijo de todos los años. Nunca se lee lo suficiente, pero lo grave es que cada vez leo menos.


Pues la verdad. No sabría decirles si he leido más o menos que otros años. En realidad este propósito estaba mal formulado dado que casi en un 90% lo que hago al cabo del dia es leer. En pantalla. Pero leer es.
Así que lo reformularemos de la siguiente manera: "Leer más libros".
Esto ya es otra cosa. Como no tengo la sensación de haber leido más libros, ni tampoco menos, todo sea dicho, acordaremos una manera de medir dicha lectura. Todos los libros leidos serán comentados aquí. Como habrán podido comprobar en anteriores entradas, esto ya ha sucedido a fines del año que hemos terminado.
Así será. Y también procuraremos llegar a los 50 libros leidos en un año. No como reto, sino como frontera u horizonte posible.
Acompañaremos estas medidas con otra, que puede parecer paradójica pero creo fundamental:

No comprar ningún libro en todo el año.

Sé desde ya que no se va a cumplir. Pero lo intentaremos por una serie de razones entre las cuales destacan que no tengo sitio para más libros en casa (no quiero ni imaginar cómo sería vivir en una solución habitacional de 30 metros), que tengo suficientes libros como para pasarme 5 años leyendo sin repetirlos, y que en cualquier caso el 90% de lo que se publica es mierda. Los libros de programación tampoco están excluidos de esta norma. No me gasto un duro en algo que beneficia a mi empresa. Si quieren alguno que lo compren.

Quedan excluidos aquellos libros que por sus propias características es inevitable poseer, es decir, los regalados, siempre bienvenidos, y todos aquellos que por caracteristicas propias de la edición, de no ser adquiridos en plazo breve desde la puesta en circulación podrían no estar disponibles más tarde. Por ejemplo ediciones limitadas, libros de gran formato, autores no conocidos y de escasas tiradas, etcétera...

Ya les iré contando. Al menos este año espero acordarme.



Estupidiario y otras cosas | jomaweb | 0 Comentarios | Enlace


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://jomaweb.blogalia.com//trackbacks/45887

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.196.107.247 (00bbf308b3)
Comentario