Velocidad de Escape
Blogalia

"En el arte marcial como en la vida diaria. En la vida diaria como en un arte marcial."

Aikido

Sígueme en Twitter

<Abril 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             


Todas las Historias

VELOCIDAD DE ESCAPE

Inicio > Historias > PACIENCIA

2005-05-09

PACIENCIA

La paciencia es una gran virtud. Si el sabio decía que no hay nada más que tener paciencia para que veas pasar por la puerta de tu casa el cadaver de tu enemigo, solo se pueden deducir dos cosas, o bien el sabio tenía mucho tiempo libre y gran longevidad, o su enemigo murió muy joven.
Es algo que en mi caso aparece como una especie de Insight repentino. Una iluminación, si se quiere ver así, una idea súbitamente aparecida tras un largo tiempo de reposo en las cavernas de la memoria. Sabemos todos que la paciencia renta, pero no lo asumimos como algo claro y tangible hasta que ha pasado un tiempo. No lo asumimos hasta que nos damos cuenta de que por nuestra ansiedad por lograr algo precisamente lo perdimos.

Y casualidades de la vida, coincido con un amigo este fin de semana y decidimos irnos de ronda. Y me pasa que el insight sigue ahí.

Me pasa que tras estar toda la vida siendo el friki del grupo no sólo por mi tecnofilia sino también porque siempre pensé que las relaciones personales han de basarse en algo más que lo material o el simple (y agradable) intercambio de fluidos viene el tiempo y me da la razón cuando menos me lo espero. Vamos, que mientras mis amigos eran (son) el típico ejemplo de hormonas con patas yo estaba dale que dale con la matraca haciendo proselitismo acerca de la idea de que el intercambio de ideas y pareceres es mucho (muchísimo) más gratificante que el de fluidos. La belleza desaparece con el tiempo, las turgencias se calman y las carnes pierden su firmeza. La pasión no pasa de ser una tormenta de verano y hasta de folgar uno se cansa. Como pueden ustedes imaginar aquello era predicar en el desierto. Sin embargo observo, no sin un cierto punto de pesar, que de todos mis amigos, aquellos que no están casados (pues sus problemas son muy otros), me están dando ahora la razón. Tras unas cuantas copas, pues no es algo que se confiese a las primeras de cambio por muy amigo que uno sea, máxime cuando estamos hablando en gran parte de hombres con una cierta animadversión a la manifestación emocional "interpares" que conlleve algo más que el acostumbrado palmetazo viril en la espalda, confiesan sin rubor (o con algo de rubor) que tras todo este ir y venir, este subir y bajar, este "¿has visto aquella rubia?", concluyen digo, que necesitan simplemente algo de cariño. Simplemente encontrar una chica que no sea ni el típico vampiro emocional, vagina dentata, neurótica familiar, ególatra paranoide, o simplemente tía rara. Que según parece es algo más difícil de encontrar que la mítica Shamballah.

Y claro, pese a todos los años de prédica anacorética no se me ocurre nunca entonar el canto de la victoria mientras danzo dando vueltas alrededor del nuevo converso y espetar un orgulloso "¡te lo dije!". Simplemente asiento, les amago un abrazo, que la mayor parte de las veces queda a medias entre la palmada viril en la espalda y algo que parece un intento de genuflexión abortado al nacer, y seguimos charlando como si ellos me estuvieran mostrando una verdad revelada a mis ojos por primera vez.
Sin embargo no puedo evitar la sensación de que al fin y al cabo se dan cuenta de la verdad pero no terminan de llegar hasta sus últimas consecuencias. No se puede estar media noche denostando un género y contando (él) sus experiencias para terminar con la frase: "si no fuera porque están tan buenas..."

Así no. Así no. Veamos.

Pasaremos por alto aquella que utilizaba la técnica del "doble vínculo" utilizada por muchas congéneres que consiste ni más ni menos en el persistente intento de conducirte a la esquizofrenia mediante la utilización de mensajes contradictorios. Por ejemplo, decir "no me vengas a buscar al salir de la oficina" cuando realmente lo que quieren es que vayas efectivamente a buscarlas y de hecho, se encolerizan cuando no vas. Pasaremos por alto ese caso.
Pasaremos por alto la utilización descaradamente instrumental de las antes mencionadas turgencias como forma de manipulación. Aquello de "qué pena que hoy no quieras porque hoy me apetecía a mí" después de haberte machacado con aquello de "solo piensas en eso". Lo pasaremos por alto porque solamente es manipulable aquel que se deja manipular.
Pasaremos también por alto la mala (malísima) educación de personas que no devuelven las llamadas o los mensajes en virtud de no sé yo que malsana teoría según la cual los tiempos de respuesta son indicadores de actitudes y deseos más allá de la simple contingencia horaria. Aquello de que no puedo responder inmediatamente al sms porque indicaría que estoy ansiosa por hablar o no devuelvo la llamada para que sufra un poco y estupideces similares. Eso es simple y llanamente mala educación.
Pasaremos también como de puntillas por encima del abuso de posición que supone dar la vuelta a la tortilla del machismo históricamente dominante y pretender resarcir del agravio histórico cometido contra las mujeres en la figura de determinados individuos que nunca han sido ni son machistas para encontrarnos con auténticas dictadoras que pasan de la manipulación a la humillación y de ahí a las amenazas verbales del tipo "qué te crees que podrías hacer TÚ" (poniendo énfasis en el tú) tras una auténtica gimkana de insultos velados y entreverados con alusiones a una hombría que realmente nunca han deseado ver aparecer. El corolario es el mismo en este caso: sólo quien permite que le humillen y le agredan, aunque solo sea verbalmente, es realmente humillado y agredido. Aunque afirmar lo mismo en el caso contrario pueda llevar aparejadas grandes discusiones.
Pasaremos por alto también aquellos casos de clara neurosis familiar, que como las rentas, se heredan de madres a hijas y presentan agudos cuadros que no llegan claramente a la patología pero que son capaces de convertir una agradable y monótona vida rutinaria (no news, good news) en una montaña rusa emocional finiquitada tras un adecuado y liberador infarto de miocardio. Como estamos viendo, este chico ha tenido de todo.
Otra más. Pasaremos también por alto aquellas adeptas al Vampirismo (emocional, intelectual o material) que solamente se acercan a uno como la polilla se acerca a la luz porque obtienen algo. En unos casos apoyo emocional o conversacion agradablemente intelectual (las menos), y generalmente simplemente buscan estar con alguien que tenga una posición meridianamente holgada en lo material. Aquella frase famosa "¿ya has cambiado de trabajo? pues ya me pensaré si vuelvo contigo", que me puso los pelos de punta, que aún hoy cuando me lo cuenta me pone los pelos de punta. A fuerza de desilusiones ha aprendido que nunca debe decir que tiene un puesto de directivo en una saneada y exitosa empresa, amplia vivienda con hipoteca casi amortizada y por supuesto coche más o menos de moda. Sabe ya detectar ese brillo en los ojos, esa sonrisa que deja entrever (en su imaginación) los colmillos. No todas te van a presionar como aquella para que pongas el piso a su nombre como condición para un compromiso. No vamos a generalizar.

Sin embargo fallas en una cosa amigo. La frase "si no fuera porque están tan buenas..." tira por el suelo toda tu retahila de argumentaciones. Ante todo esto solo cabe una opción. Optar por el celibato o tragar quina y dejarse vencer.
Bueno, realmente hay tres opciones. Aunque la tercera es más sórdida que las dos primeras y consiste en establecer un adecuado monto económico a la transacción de modo que no haya nada más que el intercambio pactado de antemano. Hablando en plata. Ser asiduo de los lupanares. Lo cual me lleva a otra reflexión: ahora me explico el histórico y persistente éxito de semejante forma de ganarse la vida. Debe de ser el único sector donde la clientela siempre aumenta.

Te confieso amigo que en este caso no te puedo aconsejar. Ni siquiera yo me he decidido aún. Si te digo la verdad no tengo prisa.

Sólo te digo una cosa. Paciencia. La decisión vendrá sola.

Estupidiario y otras cosas | jomaweb | 4 Comentarios | Enlace


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://jomaweb.blogalia.com//trackbacks/29562

Comentarios

1
De: Erizo Azul Fecha: 2005-05-09 19:37

Chapeau.



2
De: nfer Fecha: 2005-05-09 21:25

jomaweb:
a veces quiero hacer un post personal pero todavía no me he animado. A quién carajos, me pregunto, le va a importar la historia de una abuela que en lugar de tejer calceta para el nieto y ver el culebrón de la tarde tomó cursos de informática, computación o como le llamen, y para no perder la práctica destripa sus PC y ensaya los códigos en un hemiblog a la vista y paciencia de su compañera.
Pero por ahí veo que podría dar consejos (y total, es gratis) pues sí que me pasaron años y sí que vi cosas y las consecuencias de las conductas de mis compañeras de género y del otro.
Empezando por el final, y siguiendo un viejo dicho, en lugar de trabajar tanto, estudiar tanto y tener tanto remordimiento, abriría un quilombo (= prostíbulo, casa de citas) que seguro clientes no me faltan.
Ay si alguno va a horrorizarse, deje ya porque pienso seguir. Y mis disculpas si mi prosa carece de habilidad para hacer este mensaje más literario.
Convoco en mi ayuda a Tolouse- Lautrec, genio sin duda alguna, que encontró afecto y comprensión a su deformidad física y el rechazo de la sociedad de su tiempo en las chicas que trabajaban en los cabarets, tugurios , casas de citas, lo que sea que se las llame.
Conocí a alguien que se casó con uno de sus clientes. Tal afecto le había tomado que no sólo no le cobraba, sino le daba dinero cuando podía, y por sobre todo, le daba lo más valioso que tenía: su tiempo.
Siguió haciéndolo hasta el día que murió, dejando desconsolado su excliente y esposo, pues le acompañó en situaciones que, de contarlas aquí, dirían que es exageración o fantasía.
Dejó la profesión para dedicarse a su cliente- marido, le dio diez hijos, les cuidó, cuidó de nosecuántos nietos, soportó la mirada socarrona de sus vecinas y las indirectas muy directas de muchos hombres, y más de una beata reconoció que pocas mujeres hubieran hecho lo que ella en las situaciones que les tocó vivir en ese matrimonio
¿Era inteligente? No lo sé.
¿Era talentosa y llevó una empresa adelante cuando el marido quedó sin empleo? no, cocinaba y lavaba para afuera, además de para su mucha prole.
¿era bonita, amable, gentil, de esas que son adorno del marido y aceptadas en las reuniones, aún con un pasado "escandaloso"?
¡no! no sólo era bastante fea, sino que un accidente la desfiguró, y si no fuera eso, era tan chocante y directa al decir lo que pensaba, y lo decía de tal modo, que no era "animal presentable".
Pero tenía "eso": oía a la gente. A cualquiera le prestaba oídos así estuviera medio muerta de cansancio, y a todos consolaba y confortaba.
Si pudiera elegir, sería como ella.
Que muchas cosas parecen haber cambiado, pero la necesidad que nos acepten como somos es la misma en nosotras y vosotros, y eso supera cualquier diferencia, con serios conflictos con lo socialmente correcto.
Antes leía el Kamasutra, a escondidas, y me creía que con eso iba a ser una mujer completa (también leí "Cómo ganar amigos y disfrutar de la vida" y casi me lo creo).
Ahora disfruto con Lisístrata, con la Dama de las Camelias, con la Nfernefer de Sinhué el Egipcio, con películas como "Irma, la dulce" y si un día de estos me animo, me compro y cuelgo en un lugar visible alguno de los posters de Louise Weber, "La Goulue".
Y si algún visitante distraído pregunta por qué le apodaban así a esa dama,le daré la traducción que yo entiendo que es la que vale.



3
De: jomaweb Fecha: 2005-05-09 23:08

Nfer, no hablo de la prostitución más que como opción del protagonista de mi entrada, y no pretendo en ningún caso juzgar a quienes se dedican a ello. Cuando hable de prostitución lo haré dejando bien clara mi opinión de la que solamente te puedo adelantar que no sólo la venta del cuerpo lo es, sino también el alma, y no siempre por dinero. Pero en cualquier caso no iba de este tema el post.

Gracias por tu interesante aportación.



4
De: nfer Fecha: 2005-05-10 00:02

Ni yo tampoco juzgo, no soy quién, gracias por tu aclaración.

Si tu post pasa por la otra forma de prostitución, perdón, se me escapó, y doble culpa tengo pues si es lo que supongo, la prostitución del alma, por así resumirlo, es muchísimo más grave, pues (creo) es socialmente correcta, incluso bien vista y justificada.
Gracias a vos, y si sigo chingándole al tema, por favor aclarámelo.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.161.70.252 (b919238a85)
Comentario