Blogalia

"En el arte marcial como en la vida diaria. En la vida diaria como en un arte marcial."

Aikido

Sígueme en Twitter

<Abril 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             


Todas las Historias

VELOCIDAD DE ESCAPE

Inicio > Historias > MYSTIC RIVER: ARTE LENTO

2004-02-09

MYSTIC RIVER: ARTE LENTO

No me suelen gustar las peliculas de Clint Eastwood.
De hecho, recuerdo terminar enfurecido tras ver Los Puentes de Madison. Nunca pude entender cómo semejeante apología de la infidelidad inútil y gratuita pudiese ser valorada como una película “romántica”. Una señora aburrida de un marido que ni por asomo ella se merece que conoce a un fotógrafo en el que idealiza la vida que no tiene pero que eligió no tener al casarse con su novio de entonces.

Harry el sucio me pareció siempre de la misma catadura que Charles Bronson o Chuck Norris. El famoso pim pam pum, la justicia soy yo y hágaselo usted mismo que tan bien retrata la cultura norteamericana de la violencia en el documental “Bowling for Columbine” de Michael Moore.

Y en estas estoy que me voy a ver “Mystic River”.

Salí con una sensación extraña del cine. Mi pregunta inicial fué: ¿y a qué oscars se supone que está nominada? ¿de qué?

Pero poco a poco me fuí dando cuenta de una cosa.
Pensé que quizás estamos tan imbuidos de la cultura de la violencia y el cine y los telediarios nos han insensibilizado hasta el punto de ver violencia sin que nos inmutemos.

No.

No era eso.

Lo que ocurre es que Mystic River fluye como el río que le dá título. Lento, frio, despacioso. Las cosas pasan como si fuesen inevitables. Como si no tuviesen otra forma de acontecer. Como si nada de lo que uno hiciese pudiera cambiar nada.
Esa facilidad con que se desenvuelve la sordidez hace que no nos llame la atención la historia hasta que llega a su final.
La violencia se expresa en la vida de modo directo, sin ocultarse, a los ojos de todos. Y todos la asumen como parte del paisaje. Como esa vecina cotilla que se asoma a la ventana para ver quién pasa. Inevitable.

Poesía.
Esta película es una poesía de Bukowsky. Llena de Alcohol, soledad, sudor y noche.
Llena de muerte y desolación. Llena de muerte y desesperanza. Llena de muerte y predestinación.


**********SPOILER**********

Toda la noche me ha atormentado la imagen final. Ese niño desolado. Ese niño que todavía no sabe que su padre ha muerto. Ese niño que subido en un chirriante desfile baja la mirada con su guante de BaseBall en las manos, apenado porque su padre, aquel que jugaba con él en el patio, no volvió a casa anoche.
El mismo padre que se sobrepone a su traumatizada experiencia y trata de ser un padre excelente. Un padre y un marido amoroso. Luchando con sus demonios interiores. Luchando y sucumbiendo.

Este hombre. Este soberbio Tim Robbins. Hombre que quedó patológicamente atrapado en su infancia. Un chico que nunca terminó de escribir su nombre en el cemento como maravillosa metáfora poética de su infancia truncada del peor modo posible.

Esa mujer que intuye, que sabe, que su deslealtad ha entregado a su marido en los brazos de ese rio que se traga los muertos para no volver a verlos. Desleal morena contrapuesta a fiel rubia, esposa de Penn, cuya lealtad está más allá de la muerte. Un juego de luces y sombras. De blancos y negros.

Y la terrible certeza de que hay personas que por mucho que hagan están predestinadas a que las estén machacando durante toda su vida. Sin descanso. Sin merecerlo. Sin piedad.

Un enorme McGuffin. Pues no otra cosa es la chica asesinada sino un enorme McGuffin destinado a mostrarnos cómo la podredumbre y la miseria moral corre por dentro de toda sociedad americana. Y por extensión, todas las que la imitan. La nuestra también.

Y el discurso final de la madrastra: “No importa lo que hagamos porque tenemos la razón moral para hacerlo. Porque podemos, porque somos fuertes y porque aunque nos equivoquemos hacemos lo que tenemos que hacer aunque mueran innocentes”.

¿sólo yo veo la doctrina de la “seguridad nacional” norteamericana expresada en la invasión de Irak?

Esta moraleja final me la esperaba de un tipo como Clint Eastwood. Pero no me esperaba esa forma tan poética de hacerlo. En labios de una mujer que acepta cualquier barbaridad que su marido cometa con tal de cuidar de su familia.

Poesía lenta.

Estupidiario y otras cosas | jomaweb | 4 Comentarios | Enlace


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://jomaweb.blogalia.com//trackbacks/15499

Comentarios

1
De: winger_es Fecha: 2004-02-09 18:37

¿Quién hace aquí lecturas raras de las películas? ;-P



2
De: jomaweb Fecha: 2004-02-10 10:10

XD



3
De: yomisma e melendri Fecha: 2005-05-29 01:07

EL CAPULLO DE ESTE COMENTARIO HABLA SI SABER. EL MISMISIMO SPIELBERG CONFESÓ LLORAR CON LA PELICULA. PERO SUPONGO QUE TU NO ERES MENOS QUE EL EN MATERIA CINEMATOGRAFICA PARA TALES AFIRMACIONES.
UN CONSEJO, EN VEZ DE CRITICAR EMPIEZA POR ESCRIBIR UN GUION Y CUANDO T DEN UN OSCAR ENTONCES T ESCUXAREMOS EL RESTO



4
De: tonno Fecha: 2013-10-28 15:39

http://www.margencero.com/almiar/mystic-river/



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.162.4.139 (7d7156f614)
Comentario